Quién Soy


Soy María y tengo 41 años.

(Géminis)

A lo largo de mi vida fui haciendo lo que sentía, tomando lo que la vida me presentaba como oportunidad y sin perder de vista mis deseos.

Estudié diseño gráfico, organicé eventos, buceé en el mundo de la ilustración infantil, la alfarería, el lettering, la serigrafía, el mundo de los sellos, además de ser una estudiosa de la alimentación saludable y los hábitos de consumo en general, sin saber (si es que en algún momento sucedía) en donde iba a confluir toda esta información.

En 2016 nació León e inmediatamente supe que quería pasar todo el tiempo que fuera posible a su lado y verlo crecer. Enseguida me enamoré del movimiento libre, mi actividad favorita era mirarlo, observarlo, descubrir el mundo junto a él. Estaba muy sensible, puérpera al extremo, receptiva, abierta, sentía que podía ver con sus ojos, tocar con sus manos, sentir lo que él sentía. Eso me permitió, entre otras cosas, poder acompañarlo de una forma más fluída, sin esfuerzos. León empezó a crecer y si bien esa sensibilidad extrema (por suerte) fue mermando, nuestra conexión permanence intacta.

Ese mismo año, realicé unas maravillosas jornadas de desarrollo infantil y en 2017, la formación de doulas.

Curiosa, detallista, idealista, observadora, estudiosa, la llegada de León permitió esta sensibilidad, la posibilidad de ver a través de los ojos de bebé y sentir que el mundo es enorme, inhóspito, desconocido, hostil, extremadamente grande, rígido y frío para un recién llegado.

Así es como llega Cría, una familia de elementos y objetos para que bebés y niños pequeños puedan experimentar la posibilidad de ver, observar, tocar, chupar, morder, oler, sentir y abarcar, objetos amables y amorosos que acompañan sus necesidades, en cada etapa de su desarrollo.

Cría, objetos libres.

Seguinos en: